Proyectos Fallidos

miércoles, marzo 13, 2019

Sí, de proyectos "tejeriles" fallidos va hoy mi entrada, de esos que una vez que empiezas... nunca los acabas por alguna razón.
Suelo tener pocos proyectos fallidos, porque antes suelo pensar  y remirar bien lo que voy a tejer, pero vaya racha que llevo...
El primer proyecto fallido que he tenido este año es este tapete que empecé y desbaraté en enero.


El problema que tuve con este tapete es que resultó ser más grande de lo que esperaba, y como lo estaba tejiendo con un ovillo que compré hace tiempo para... ya haré algo..., pues... que me quedé sin hilo a falta de unas cuantas vueltas de terminarlo. Antes de tirar del hilo estuve pensando terminarlo con un hilo de  un tono similar, o incluso tejer las últimas vueltas en blanco, pero la idea no me convenció.
El segundo proyecto fallido de la temporada es este chal de hojas que empecé a tejer, también en enero, para hacer un regalo que tengo pendiente. 


Aunque en la foto veis un par de hojas tejidas, cuando lo desbaraté llevaba casi la mitad del chal,  que disgusto. 
El problema de este chal es que se enrollaba mucho, lo podía haber bloqueado, pero ya tuve un problema similar con una bufanda, y por mucho bloqueo... que no. Creo que es un proyecto que volveré a tejer, porque me encanta como queda, pero lo tejeré con un hilo de algodón, o con una lana diferente a esta.
El tercer y último proyecto que no verá la luz, es lo que iba a ser un cojín, que tejí hace más de 26 años, y también ha sido en enero de este año cuando he decidido no terminarlo.


Trás leer esta entrada, que Gema de "Hebra de lana" nos dejaba en su blog, fui directa a buscar mi cojín vintage, ese que tejí hace siglos, porque me gustaban los cojines de crochet que tenía mi abuela materna.


Mi primera intención era terminarlo, pero cuando vi detenidamente las dos partes del cojín no me lo podía creer, que horror, que mal tejía en redondo por aquel entonces, y,  ¿Dónde estaba en aquellos tiempos el círculo mágico para mi? ¿Y esos aumentos bien hechos? 
Uf,  qué cosa más fea, sobre todo la parte trasera del cojín, que no, que no me convence. Y después de tanto tiempo ya no me gusta, ahora prefiero otro tipo de cojines, así que éste o se queda en el baúl de los recuerdos, o cualquier día lo llevo a uno de esos contenedores de reciclaje.
Por el momento estos son mis proyectos fallidos en lo que va de año, y espero que lo últimos también ;)

¿Y tú, has tenido algún proyecto tejeril fallido, y nunca lo has terminado por alguna razón?

*Besos de Colores*

You Might Also Like

19 Comentaron...

  1. ¡Ay los proyectos fallidos! Yo también tengo unos cuantos, pero normalmente lo que hago es deshacerlos y tejer otra cosa. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo la mayoría de las veces también los deshago y tejo otra cosa, pero algún proyecto fallido ha ido directo a la basura, no lo pude evitar;(

      *Besos de colores*

      Eliminar
  2. Yo tengo varios proyectos fallidos-abandonados-olvidados y eso me desespera. Tengo unos ovillos “gafados” que llevan 5 o 6 intentos y no sale nada.
    Dos jerseys inacabados.....pánico me da abrir esas bolsas.
    En fin, que no siempre se alían la lana, con el patrón o qué se yo!!!
    No tires el cojín vintage, el hilo es de Pingouin Esmeralda y seguro que de mejor calidad que el que venden ahora.
    Esperemos que las musas tejeriles nos inspiren y salgan adelante muchos proyectos.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te entiendo perfectamente, a mi también me ha pasado eso de dar varias oportunidades a un ovillo y al final dejarlo un tiempo apartado, hasta que por fín le doy salida.
      Seguro que cuando menos te lo esperes estarás lista para abrir esas bolsas y terminar los jerseys, ánimo.
      Leyendo tu comentario he recapacitado con lo del cojín, y estos días hasta he pensado desbaratar la parte de atrás y hacerla de nuevo, pero me da pereza, deshacer y volver a tejer un cojín no es algo que estuviera dentro de mis proyectos tejeriles del momento, igual tiene que seguir esperando, pero no lo tiraré ;)
      Eso, que las musas tejeriles nos llenen de inspiración.

      *Besos de colores*

      Eliminar
  3. Ya veo que nos pasa lo mismo a todas las tejedoras..... lo hago... hummm.... no me convence y lo deshago en el acto..... o algún año después......
    Sigue el consejo de Gema y no tires ése cojín que el hilo es buenísimo.
    BESICOS.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, por lo que leo, nos pasa a todas. Al final seguiré el consejo de Gema, lo que no sé cuándo lo terminaré, por el momento tiene que seguir esperando.

      *Besos de colores*

      Eliminar
  4. Todas tenemos proyectos fallidos en el baúl que nos da vergüenza sacar a la luz. ¡Bravo por tu valentía! En su día tejí el mismo chal de hojas... y se fue directo a la basura. Desde luego es un patrón que no recomendaría a nadie. En cuanto al cojín te digo lo mismo que las compañeras: ¡no lo tires! El hilo es muy bueno y, aunque no esté tan bien hecho como te gustaría, servirá de recuerdo de cómo empezaste en esto. :-)
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, ya veo que nos pasa a la mayoría ;)

      ¿Te soy sincera? El chal de hojas fue directo a la basura, con el ovillo de lana incluido, me dio mucha pena tirarlo, pero qué alivio... Por cierto, a ti ¿Qué te pasó con el dichoso chal de hojas? Yo tenía en mente hacerlo en otra ocasión, pero creo que leyendo tu comentario va a ser que no, con un chal fallido fue suficiente, gracias.
      Antes del cojín tejí muchas otras cosas, pero éste fue el primer proyecto que hacía a ojo, me guié por un cojín de mi abuela, pero ahora veo que la parte trasera no se parece en nada al original, me salió muy "volero"... en fín, o lo desbarato algún día y tejo de nuevo la parte de atrás, o bien se quedará para el recuerdo.

      Igual un día os enseño todos mis tejidos vintage, los tengo en casa de mi madre. Esos sí están terminados y guardados para lo que iba a ser parte de mi ajuar...jajaaaa, ahora me da risa ;)))

      *Besos de colores*

      Eliminar
    2. Pues me pasó más o menos como a ti: no me convencía ni el patrón ni la lana que estaba usando (un hilado artesanal que me regalaron) y una vez terminada se enrollaba. Vi muy claro que nunca me lo iba a poner y me deshice de él sin ninguna pena. ;-)

      Deshaz la parte trasera del cojín y vuélvela a hacer ahora que tienes experiencia, pero deja la delantera conforme está. ¡Y sobre todo no lo tires! Una vez relleno y estirado estará precioso.

      Besos.

      Eliminar
  5. uyyy la de fallidos que tengo yo alamcenados en el arcon jajajaja...pero mi caso yo creo que es mas grave, porque al final tu los deshechas, pero yo los vuelvo a guardar aunque no les vea ninguna posibilidad de ser acabados ..debe ser que soy muuuy diogenera jajaj;un besito.maria.)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo almacenados tengo muy poquitos, pero a ti te pasa como a mi madre... aiiinnnsss, la de regañinas que se lleva por mi parte, jajaaa, es que no puedo ver la de proyectos fallidos y ovillos que tiene guardados ;)))

      *Besos de colores*

      Eliminar
  6. Buff, ya lo creo!. A mi lo que me pasa mucho es que dejo proyectos casi casi terminados, a falta de unas pocas vueltas, de coser, o de los detalles... y cuando por fin los retomo... la mayoría de las veces ya no me gustan y los vuelvo a guardar. Pocas veces los desbarato, por si en un futuro les doy una nueva oportunidad. Yo también soy un poco "diogenera" para eso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mi también me ha pasado, como con el cojín,y algún otro proyecto más que tengo arrumbado por ahi, que no los desbaraté por si... de hecho creo que cuando los arrumbé es porque en su momento ya no me convencía el resultado, si.

      *Besos de colores*


      Eliminar
  7. Claro que todos,en algún momento,por el motivo que sea,dejamos algo sin terminar y más tarde lo deshacemos.
    Por lo que veo enero ha sido tu mes de renovar,ahora tendrás más lanas para otros proyectos,ya sabes,no hay mal que por bien no venga!
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, pues mira por donde, ya he deshecho la parte de atrás del cojín y me he puesto manos a la obra para renovarlo y terminarlo, no me lo creo ni yo, menos mal que no me deshice de él, creo que al final hasta me está volviendo a gustar la idea de ponerlo en mi butaca, ya os lo enseñaré ;)

      *Besos de Colores*

      Eliminar
  8. Me alegro de que al final no lo tirases al contenedor, ya que es un trabajo que lleva muchísimas horas de dedicación.
    Creo que con un buen bloqueo del tejido -como dice Alhana-, se vería esa estrella de 8 puntas tan bonita y el punto de red y todo va a lucir mucho más.
    Bravo por retomar el trabajo¡¡¡ (yo debería hacer lo mismo con tantas cosas....)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. He deshecho la parte de atrás, y lo he vuelto a tejer de nuevo, he cosido los dos lados, y he dejado un trocito abierto para meter el cojín de tela con el relleno.
      Además lo he lavado, llevaba muchos años guardado en una bolsa, tan solo me falta hacer el cojin del relleno a medida, para éso le pediré ayuda a mi madre, aún me cuesta controlar mi máquina de coser ;)

      Gracias Gema! Ánimo con esas cosas pendientes.

      Eliminar
  9. Ay ay ay... como me suena la historia...
    Tendrias que ver la cantidad de cabezas, brazos y piernas que tengo en una cesta... jejeje
    El caso es que algunas cosas salen... y otras no... pero no hay que desesperar..
    Un besote!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siii, ya veo que nos pasa a todas, eso, no hay que desesperar, yo a los veintitantos años he terminado el cojín, solo falta el relleno, ahora hasta me gusta como va a quedar, y por poco si lo tiro ;)))

      *Besos de colores*

      Eliminar